Saltear al contenido principal

Cómo realizarse un autoexamen de mama

El 90% de casos de cáncer de mama son locales en el momento del diagnóstico y el 60% se presentan con una masa en la mama que no siempre duele y puede o no estar fija.

Descubrir el cáncer de mama en su etapa inicial está en nuestras manos a través del autoexamen de mama, con este podemos ayudar a hacer un diagnóstico temprano dándonos más de un 80% de posibilidades de curación, convirtiéndose en un importante recurso para reconocer cuando algo de nuestras mamas ha cambiado.

¿Cómo lo hago? Lo primero que debes saber es cuándo hacerlo. Si continúas con tus ciclos menstruales activos debes escoger alrededor de 5 días después de tu primer día del ciclo menstrual para realizarte tu autoexamen de mama; si ya no estas menstruando debes escoger un día al mes fijo, marcarlo en tu calendario y hacerlo el mismo día mes tras mes.

Teniendo esto claro debes mirarte en el espejo de frente, desnuda y con los brazos sueltos, vas a observar si hay algún cambio en la forma, tamaño o en la piel de tus mamas, así como piel de naranja, retracciones, úlceras, enrojecimientos o descamaciones y en el pezón vas a palpar y a observar si hay líquido que provenga de estos. Posteriormente buscas los mismos detalles en dos posiciones, la primera elevando tus brazos y la segunda con las manos en la cintura.

Terminada esta primera parte de observación vas a acostarte en una superficie plana, con el brazo del lado de la mama que vayas a tocar, doblado y con la mano detrás de tu cabeza. Vas a imaginar tu mama dividida en 4 cuadrantes o partes y con los dedos de tu otra mano empiezas a tocar deslizándolos de manera circular en contra de las manecillas del reloj desde la parte más distante o externa de la mama hacia el centro o pezón buscando algún tipo de masa o abultamiento; para finalizar vas a palpar la axila y a lo largo de la parte superior de la clavícula. Debes repetir los mismos pasos con tu otra mama.

Recuerda poner especial atención a todos los cambios o signos de alarma y consultar a tu médico regularmente para que el te realice un examen clínico de mama y evalúe la existencia de masas o confirme la existencia de una si tu fuiste la primera en detectarla. De ser encontrada una masa sospechosa tu médico evaluará y ordenará el mejor método diagnóstico según tu edad, factores individuales de riesgo y hallazgos en la exploración física, pudiendo ser desde una mamografía, ultrasonido de mama y axila o resonancia magnética nuclear, todo dependiendo de tu caso individual. Teniendo el diagnóstico claro un equipo multidisciplinario compuesto por médicos especialistas en cáncer, enfermeras y psicólogos establecerán un plan de tratamiento el cual solo se llevará con éxito con tu fortaleza, valentía y compromiso.

Recursos:

OTRAS NOTAS DE INTERÉS

Dime qué comes y te diré cómo envejeces

Salud femenina

Tu alimentación es el resultado de lo que eres y serás en tu vejez, el promedio de vida de la mujer latina…

Cuidado con los quesos que comes durante el embarazo

Embarazo y lactancia

El peligro con la bacteria listeria monocytogenes es su característica sigilosa, hace que tengas síntomas casi imperceptibles. La mayoría de la veces…

Volver arriba