Saltear al contenido principal

Que la maternidad no se te haga tarea complicada

Debo confesarles inicié escribiendo este artículo y después de buscar la mejor evidencia en medicina para sustentar mis palabras, decidí mandar a dormir a la médica que soy para poder hablar como mamá.

Después de haber hecho como ginecóloga turnos cada tres días de 36 horas y haberme considerado en un síndrome de “Burnout” profesional o en su traducción “Quemada”, puedo decir que nada se compara con la maternidad por más maravillosa y hermosa que sea.

¿Qué es síndrome de Burnout o de agotamiento materno?

Es la extrema fatiga o cansancio posterior de llevarte al límite de las exigencias para cumplir con un trabajo, antes aplicaba solo al campo laboral. En la actualidad, también se reconoce que las mamás podemos caer en este problema, llevadas por un agotamiento mental y físico producido por el trabajo 24/7 sin descanso, que nos da el ser mamás e intentar cumplir con todas nuestras labores de manera impecable.

¿Por qué las mamás podemos presentarlo?

Regularmente las mujeres nos sentimos emocionadas con el tema de la maternidad, planeamos todo minuciosamente para la llegada de nuestro bebé, pero al nacer se nos olvida tomar tiempo de descanso para nosotras, respirar y renovar nuestra energía, esto sumado a todos los cambios emocionales, hormonales, y de entorno generan diferentes factores que nos hacen preguntarnos, si estamos listas para los retos diarios que la sociedad nos pone como madres de familia y profesionales exitosas?

Siempre estamos tratando de permanecer vigentes y competitivas profesionalmente, haciéndonos las ganadoras del premio mayor después de nuestro bebé… un agotamiento extremo, literalmente quemadas emocional y físicamente, y para completar de postre, esa sensación de frustración por sentir que nada es tan perfecto como creímos que iba a ser.

¿Cómo sabes si lo tienes?

  1. Gran sensación de acumulo de cansancio, al punto de creer que vas a estallar, sin lograr descanso a pesar de dormir algunas horas
  2. Aislamiento social
  3. Cambios en el apetito
  4. Sentimientos encontrados por la felicidad de tener a tu bebé, y a su vez esa sensación de pérdida de tu independencia, llanto fácil, frustración, ansiedad, impotencia, ira e irritabilidad
  5. Culpabilidad, después de todo en el fondo erróneamente puedes pensar: “Que madre puede sentirse cansada por cuidar de sus preciosos bebés?

Tips para evitarlo:

  1. Respira y de nuevo respira, hasta que puedas encontrar la calma y organizar tus ideas.
  2. Escuchate: son muchas las veces que nuestro organismo nos pide un descanso, pero siempre estamos pensando en dar y dar más a costa de lo que sea, incluyendo tu salud. Mamá si tu no estas bien y con tu mente clara, nada funcionará en tu casa, empezarás a sentirte frustrada e irritable llevando a crear un ambiente hostil para todos alrededor.
  3. Delega… no podemos tener el control de todo, por tu bienestar y el de tu familia suelta, pues todos te necesitan como realmente lo eres, radiante.
  4. Habla, no guardes tus sentimientos, cuéntale a tu pareja, a tu amiga, al viento, pero habla, nadie te va a juzgar por sentirte tan cansada, la super mujer ya existe y eres tú, no importan los defectos y las imperfecciones que crees tener, recuerda, diste vida y eso es perfección.
  5. Planea actividades con tus amigas y/o con tu pareja, sin niños, regálate momentos para consentirte, para enamorarte cada vez más de tí.
  6. Realiza algún tipo de ejercicio, lee, pinta, dirás que no hay tiempo, pero tan solo el ir a caminar o desconectar tu mente te hará secretar endorfinas, te relajas, oxigenas tu cerebro y mejorarás cognitiva y emocionalmente.
  7. Si esta sensación persiste y sientes que se sale de tus manos, pide ayuda profesional, no permitas que estos sentimientos tomen ventaja y te lleven a una depresión mayor.

En conclusión, el comercial de productos para bebé con la mamá perfecta sosteniendo a su hijo que nos vendieron, no es real! somos de carne y hueso, lloramos, nos cansamos, y nos preocupamos de más por todo, no te sientas culpable! Ponte de pie, respira, descansa, toma tus tiempos, ponte bonita y sonríe. Esto te traerá tranquilidad y te hará feliz, por lo tanto hará feliz a tu bebe y a tu hogar.

OTRAS NOTAS DE INTERÉS

¿Son seguras las relaciones íntimas en mi embarazo?

Embarazo y lactancia, Sexualidad

El embarazo es una de nuestras mejores etapas como mujer, además es una nueva ilusión para la pareja, pero es común que…

D3f31b A8990d79da494202944ae9008f952eae Mv2 D 1399 1600 S 2

¿Qué tanto sabes sobre cáncer de cuello uterino?

Salud femenina

Es una devastadora enfermedad la cual puedes prevenir, la mejor forma es realizándote regularmente la citología o prueba de Papanicolau. Entender el…

Vitamina D: ¿Una aliada para tu embarazo y la salud de tu bebé?

Embarazo y lactancia

La llegada de tu bebé genera cambios en tu cuerpo y en tu mente, pero no te imaginas todos lo cambios que…

Volver arriba